займы онлайнкредит наличными

Andy Murray: “Sería durísimo no jugar la Copa de Maestros”

Rafael Plaza desde la ciudad de Valencia

Es el calentamiento de un gigante adormecido. Tras una campaña que fue un terremoto, Andy Murray (Dunblane, Escocia; 1987) compite en Valencia esculpiendo un otoño dorado: regó sus ansias alzando el título de Shenzhen, poniendo fin a la sequía más pronunciada de la élite masculina tras 15 meses sin morder una copa, tumbó al número seis en Pekín, cuando había sido incapaz de batir a nadie con una clasificación tan alta en los últimos 28 torneos, levantó otro título en Viena, parando los pies de David Ferrer, un rival directo en la pelea por la Copa de Maestros y se citó con el alicantino en la semifinal de Valencia, una inercia desbocada donde ganó 20 de sus últimos 23 partidos. Oxígeno en los pulmones de un espíritu turbado, que ha deambulado en 2014 entre cicatrices: con el vacío emocional tras ganar Wimbledon, una espalda reparada en el quirófano y el adiós de Ivan Lendl como patrón del barco. El escocés, que compite con los ojos en la Copa de Maestros, la cita que reúne a los más fuertes del año y para la que logró el billete en los últimos seis años, charló con TENNISTOPIC en las faldas del Ágora valenciano.

P. ¿Cómo ve la pelea para la Copa de Maestros?

R. El partido de mañana, una semifinal de un ATP 500 ante Ferrer, va a ser muy importante para ello. Como lo fue la semana pasada en Viena y el tiempo que pasé en China. Soy consciente de que aunque no gane esta semana el torneo de Valencia voy a tener en mis manos una oportunidad para lograr la clasificación en el Masters de París. Sé que soy capaz de jugar bien allí. Ahora mismo estoy concentrado en el partido de mañana. Si no puedo ganar aquí, y soy consciente de esto, París va a ser el torneo decisivo.

P. Con intención de llegar a Londres vas a competir seis semanas seguidas. ¿Si lo logra cree que su cuerpo puede acusarlo?

R. Bueno, independientemente de cual sea el resultado haber venido aquí habrá sido una buena decisión. Si logro meterme en la Copa de Maestros sé que lo habré hecho habiendo disputado un montón de torneos en las últimas semanas. Quizá más que ningún otro. Soy consciente de ello. Pero, al menos, estando aquí sé que tengo la posibilidad de ejercer una influencia en lo que ocurra. Puedo estar disputándome unas semifinales con David Ferrer, impedir por mis propios medios que mis competidores avancen. Si soy capaz de ganar ese partido, sé que me voy a colocar en una posición muy buena. Mejor que si no estuviera jugando. Tengo en mis manos el control y puedo tomar la posición de ventaja. Jugar en Valencia se está probando como la decisión correcta. Pero partidos como el de hoy son duros. Pero prefiero venir y decidir por mis medios mis opciones.

P. ¿Ve justo que un campeón de Grand Slam pueda quedar por detrás tuyo y, aún así, arrebatarte una plaza en Copa de Maestros?

R. A ver (pausa). Los jugadores que ganan los Grand Slams merecen estar presentes en las mayores competiciones. Ésa es mi opinión. Ahora bien, algo que también defiendo es que, si yo trabajase para la ATP querría que los torneos ATP tuvieran más valor. Quiero decir, si yo terminase por delante de Cilic, lo haría porque he ganados más partido correspondientes al circuito ATP. También porque hasta la última semana de la temporada estoy buscando puntos en sus torneos. Y vería que pese a competir en todas esas citas, los Grand Slam, que son regidos por la Federación Internacional de Tenis (ITF), tienen un valor muy superior. Repito la reflexión. Desde mi punto de vista, puedo defender que los campeones de Grand Slam tengan asegurada una plaza en las mayores competiciones, en este caso la Copa de Maestros. Pero si trabajara para ATP defendería que mis torneos tuvieran más valor del que actualmente esta norma les demuestra que tienen.

P. ¿Sería una decepción si no lograra clasificar para Londres?

R. Por supuesto. Estaría decepcionado. Estoy jugando un montón de torneos para terminar la temporada entre los ocho primeros del mundo. Es mi meta en estos momentos. He disputado dos torneos en Asia, otros dos en Europa. En circunstancias normales nunca habría cargado de esta manera esta parte de mi calendario. Cualquiera de los que realmente optamos por estar allí, y ahora este grupo lo formamos yo, Ferrer, Dimitrov, Raonic,… recibiría un palo durísimo porque todos estamos compitiendo en un montón de torneos. Este año está muy apretado y ha sido algo diferente a los anteriores. Pero debemos ver qué sucede. Todavía nos quedan 10 días, dos torneos, para ver cómo termina todo.

P. Dijo que necesita medirse a los mejores para tener una prueba de altura de cara a 2015. ¿Es más importante que nunca, o más de lo habitual, clasificar este año a Copa de Maestros?

R. Creo que los últimos torneos para mí personalmente están siendo muy importantes. Independientemente de si logro o no clasificarme a la Copa de Maestros, me están permitiendo recuperar unos niveles de confianza que en los últimos meses había perdido. He podido disputar una gran cantidad de partidos en un período corto de tiempo. Algunos de ellos realmente largos. Eso es algo que no había podido hacer durante el resto del año. Y es a través de estos tramos de partidos donde uno adquiere los patrones que hacen ganar partidos en este deporte. No había podido hacer esto al comienzo de la temporada porque tuve la operación de espalda. Ser capaz de jugar tanto y soportarlo me da un mensaje de confianza en la resistencia de mi cuerpo. Un aspecto que siempre he considerado clave en mi juego. Y mira, esto es muy importante, me va a dar una inercia para abordar el arranque de la próxima temporada. Ninguno sabemos lo que va a suceder en las próximas dos semanas, nunca lo sabemos. Pero tener esta carga en las piernas en cierto modo ya me cubre las espaldas.

P. Ya lleva un tiempo trabajando con Amelie Mauresmo. ¿Cómo se ha ajustado? ¿Añora a Ivan Lendl?

R. Como cualquier aspecto en la vida todo lleva un tiempo. Dejé de trabajar con Ivan en marzo y durante un tiempo no empleé a nadie para que me asesorara en labores de entrenamiento. Estuve en esa situación hasta el mes de junio. Fueron momentos complicados porque con Ivan siento que habíamos trabajado muy bien juntos. Teníamos una buena relación entre nosotros. Para mí fue un periodo complicado. Cuando decidí contactar a Amelie, desde el primero momento hemos unido fuerzas mirando hacia el futuro, en ningún momento enfocando la mente en el pasado. Concentrando nuestra atención en la mejora. Siento que desde nuestra unión mis resultados han comenzado a mejorar, mi juego ha subido de nivel aunque todavía no está donde a mí me gustaría que estuviera. Pero está en un momento mucho mejor del que estuvo al comienzo de la temporada. Me debo centrar en seguir trabajando bien.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
homework help website write a mla essay we do your essays where can i pay someone to do my homework help with physics homework