Goran Ivanisevic: “Con esta hierba Nadal puede ganar Wimbledon de nuevo”

Ángel G. Muñiz desde la ciudad de Madrid

Goran Ivanisevic (Split, Croacia; 1971) siempre será campeón de Wimbledon. Había ganado 19 títulos, pero llevaba tres años sin saborear la victoria y el ocaso amenazaba su carrera. Cuando llegó a Londres allá por 2001, sus tiempos como número dos del mundo quedaban lejos. Sus tres finales, en 1992, 1994 y 1998, cedidas ante Andre Agassi y Pete Sampras, eran recuerdos cada vez más borrosos. Hundido en el puesto 125 del ránking mundial, llegaba con una invitación del torneo y el año anterior había sido eliminado en primera ronda. Cuenta la leyenda que su marca deportiva le dio inicialmente sólo dos camisetas, convencidos de que repetiría esa derrota prematura. Pero no sólo no perdió en el debut, sino que jugó y ganó siete partidos, todos menos el primero ante jugadores ubicados entre las cuarenta mejores raquetas del mundo. Fue el último título de su carrera. Fue su primer Grand Slam. Fue el broche perfecto a una aventura de 16 años en el mundo del tenis.

Pregunta. “No me preocupa si nunca gano otro partido. Haga lo que haga en mi vida, y vaya donde vaya, siempre seré campeón de Wimbledon”.

Respuesta. Sí, porque había estado ya tres veces en la final y sería decepcionante no haber ganado Wimbledon.

P. ¿Wimbledon es un mundo aparte de los otros tres torneos del Grand Slam?

R. Quizá toda la hierba, toda la tradición, todas las reglas… Es el más especial, sin duda.

P. ¿Qué sintió la primera vez que entró en el All England Lawn Tennis and Croquet Club?

R. Fue simplemente increíble. Recuerdo que fue en 1998, hace mucho tiempo (suspira). Fue un momento increíble, un momento increíble. Nunca olvidaré ese día y el día que gané.

“Habría sido una decepción no ganar Wimbledon”

P. ¿Recuerda el momento exacto en el que se convierte en campeón de Wimbledon?

R. No recuerdo cada juego, recuerdo cada punto de aquel partido [6-3, 3-6, 6-3, 2-6 y 9-7 ante Patrick Rafter]. Fue muy ajustado y me sentía muy nervioso. Al final sirves para ganar el título de Wimbledon y… (mira al infinito recreando el momento en su mente)

P. Y le entregan la copa dorada.

R. Es asombroso. El mejor sentimiento de toda mi vida.

P. Háblenos de la final de 2008, para muchos el mejor partido que el tenis ha visto jamás.

R. ¿El Nadal-Federer?

P. Sí. El Nadal-Federer del año 2008.

R. A ver… Yo no puedo decir que sea el mejor de todos los tiempos. Está el Borg-McEnroe… Uno de los mejores, uno de los mejores, pero no existe el mejor partido de la historia del tenis.

P. Roger llegaba tras 66 victorias consecutivas en hierba, incluidas cinco coronas en Wimbledon. Y Nadal ganó. ¿Puede repetir triunfo en Wimbledon?

R. Nadal puede superar cualquier reto. Porque la hierba no es lo que solía ser. Es mucho más lenta. Ya ha ganado en Wimbledon, dos veces, así que… ¿por qué no, de nuevo? Con esta hierba, ahora, tiene opciones.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados