Francis Roig: “Nadal no tiene nada que hacer contra Djokovic si juega a especular”

Rafael Plaza desde la ciudad de Sevilla

Francis Roig (Barcelona, España; 1968) hizo de todo en Doha porque además de acompañar a Rafael Nadal en su primer torneo de la temporada, que finalmente terminó alzando, jugó la modalidad de dobles con el número uno del mundo e incluso ganó un partido. El técnico, que acompaña a Nadal durante 12 semanas del calendario, analiza el estado del mallorquín en esta charla con TENNISTOPIC antes de su estreno en el primer Grand Slam de la temporada.

Pregunta. Y volvió a jugar dobles…

Respuesta. Estaba un poco nervioso al principio (risas). Rafa me dijo: ‘Oye, ¿pedimos una wildcard para jugar?’. Y le respondí que tenía una sola raqueta y no estaba ni preparada, pero decidimos jugar. Al final del primer partido me dio un pequeño tirón en el sóleo y lo arrastré en el segundo encuentro, pero pude jugar mejor de lo que pensaba. Siempre es una experiencia positiva y divertida jugar con Rafa.

P. La victoria en Doha deja a Nadal en 18 torneos disputados, 15 finales y 11 títulos desde su regreso en febrero.

R. Es algo que parece imposible. Evidentemente, nadie se lo esperaba, pero sinceramente pensaba que no le costaría volver. No volver a estos niveles, claro, pero estaba convencido de que cogería el nivel dado lo buen tenista que es. Pero no de esta forma.

R. Hay dos datos reveladores de su regreso: 24-5 ante los diez mejores y 17-1 cuando disputa el set decisivo. ¿Con cuál se queda?

R. Habría que ver el 17-1 ese detalladamente porque considero que es muy importante el ganador del primer set en un partido al mejor de tres. Normalmente, el que gana esa primera manga es el que está más en forma, a no ser que haya tenido un descuido al principio. Si lo empieza más o menos bien, el que gana el primer set es el que está mejor. Luego puede aparecer la relajación o una motivación extra porque has perdido, pero habitualmente el que termina ganando es el que está jugando mejor.

P. De esos 17, Nadal ha ganado 8 en el tercer set tras perder el primero.

R. Pues tiene más mérito todavía. Pero ya sabe que Rafa es un poco fuera de lo normal en estas cosas.

P. ¿Qué es lo que más le ha sorprendido en este retorno?

P. En verano jugó increíble [Montreal, Cincinnati y US Open, donde se proclamó ganador de los tres torneos], como nunca en pista dura. Jugó mejor en verano que en Indian Wells, pero allí siempre se siente muy cómodo y aunque la pista no es muy rápida, la bola vuela y bota bastante. Y en Acapulco también me impresionó porque no estaba al 100% físicamente y jugó un tenis de un nivel altísimo.

P. ¿Cómo entrena un jugador que lo ha ganado todo?

R. Día a día. Cada entreno es muy importante para él. No solo el entrenamiento, sino el calentamiento también es vital, por eso hace esos calentamientos tan largos. Rafa es muy exigente en los entrenos porque sabe lo que le cuesta estar número uno del mundo y lo que tiene que entrenar para mejorar. Él nunca piensa a largo plazo, a tres meses vista. Además, tiene la suerte de que prácticamente cada torneo que juega son cuatro, cinco o seis partidos y eso los convierte en eventos muy largos. Pasan muchas cosas durante cada torneo. Djokovic está en un momento increíble y Rafa también tiene que enfocar un poco sus entrenamientos para cuando juega ante el serbio. Lo que le sirve para ganar a Djokovic le sirve para ganar a los demás, pero lo que hace con los demás no le sirve contra Novak.

“Nadal tiene que enfocar sus entrenamientos para cuando juega contra Djokovic”

P. Usted está con él un buen número de semanas de la temporada. ¿Intenta mantener una línea regular con el trabajo que hace Toni el resto del año?

R. Estoy 12 semanas con Rafa y el resto lo hace Toni. Nunca encontrará dos entrenadores iguales, esto es imposible en el mundo del tenis. Nosotros seguimos una lógica. Sabemos lo que Nadal necesita, cual tiene que ser su juego para hacer daño a los rivales. Sabemos perfectamente qué tiene que hacer, qué mejorar y qué seguir haciendo bien para derrotar a los buenos de verdad. Eso lo tenemos muy claro. Muchas veces hablamos cuando termina el año. Decimos: ‘¿Qué ha pasado esta temporada? ¿Cómo ha ido? ¿Qué hay que potenciar de cara al próximo curso?’. Pero luego en los torneos tampoco tenemos tanto contacto. Alguna cosita, pero poco más. Toni es el que lleva toda la batuta y cuando estoy ni me cuestiona ni me pregunta. Él se fía de mi.

P. Utilizó el torneo de Doha como una pretemporada porque en Manacor solo pudo entrenar dos semanas.

R. Así ha sido. Tanto Abu Dabi como Catar sabíamos que servirían para eso. Rafa siempre sale a ganar, es como el Madrid o el Barcelona que siempre tienen que ganar, pero era muy importante salir del torneo con buenas sensaciones, sobre todo a nivel físico. A nivel de tenis, Nadal ha mejorado muchísimo y tiene los golpes más definidos. Lo que le cuesta a día de hoy cuando hace un parón son los desplazamientos, como a casi todo el mundo. El jugador de tenis cuando es joven sigue mejorando los golpes, Rafa también, evidentemente, pero lo que marca la diferencia son los desplazamientos. Y él llegó al torneo de Abu Dabi con 13 sesiones y hubo cinco o seis en las que había empezado muy despacio, prácticamente caminando. Es decir, le quedaban seis o siete para empezar a moverse. Esto, para competir con los mejores del mundo, se queda muy corto. Por ejemplo, jugó en Abu Dabi contra David Ferrer, que lleva 30 días entrenando como un animal, y perdió. Él es consciente de esto y en Catar tuvimos que gestionar cómo entrenar y competir a diario, porque llegamos el domingo de Abu Dabi y el torneo empezaba el martes y terminaba el domingo. Jugó a diario e intentó que el calentamiento fuese un poco más largo. Llegaba un pelín más cansado al partido, pero no quedaba otra si realmente quería llegar bien a Australia no tenía tiempo y el torneo de Doha sirve bastante para entrenar. Y si encima lo gana…

P. ¿Cuál es el margen de mejora antes de empezar a competir en Melbourne?

R. Ahora cuenta con una semana para entrenar allí. Tiene todos los días organizados: entrena con unos y otros todos los días. Algún día hará doble sesión y un poco de desplazamientos en la pista. Tiene mejora en la derecha paralela. Se ha hablado mucho de que la derecha paralela es un golpe diferencial que a él le marca. Los rivales están acostumbrados a que Nadal les juegue cruzado alto y cuando entra con la derecha paralela juega con más pista y desmonta bastante al rival.

P. El revés le funcionó muy bien en la final.

R. Sí. Muy bien el último día contra Monfils. Lo estuvimos entrenando bastante. Rafa sabe que debe jugar mucho más dentro de la pista y ser más agresivo. El resto también es un golpe que tiene que entrenar, intentando restar un poco más hacia delante…

P. Nadal varió esa posición al resto según fue avanzando en Doha: empezó cuatro metros tras la línea de fondo y acabó metido en la pista.

R. Eso lo entrena específicamente, al margen del calentamiento que hace. Por ejemplo, vimos que era mucho mejor esperar el segundo saque en la zona de la ventaja más delante y no ponerse de derecha. Al hacer esto le sacan al cuerpo, el se va hacia atrás para pegar con la derecha, pero el efecto de la bola se le acaba metiendo hacia el cuerpo y acaba pegando un poco incómodo y desde muy atrás. Hacer un buen resto desde ahí no era rentable. Miramos de restar más delante el segundo saque y tirar fuerte de revés para no perder la pista. Y a partir de ahí, empezar el punto metido dentro.

P. ¿Jugar con la agresividad del verano pasado es clave para ganar Australia?

R. Totalmente. Contra jugadores que no son Djokovic, Murray o algunos más, le puede ser suficiente en un momento dado hacer otro tipo de tenis. Pero él sabe que ante los buenos de verdad solo hay un camino y es jugar más agresivo. Lleva años intentando hacerlo, pero no siempre lo ha conseguido. En Montreal, Cincinnati y el Abierto de los Estados Unidos le salió muy bien. Ya le digo, es el mejor tenis que yo le he visto. Luego, jugó en China y el nivel parece que bajó un poquito. La gente puede pensar que se relajó una vez que logró volver al número uno del mundo, pero realmente él tenía ambición. No es la misma sensación jugar en las pistas de Estados Unidos que en las de allí porque es como si fueran cubiertas. Son pistas muy cerradas y lo único que está abierto es la zona del techo y el impacto es como si estuvieras jugando en indoor. En Estados Unidos la grada se abre un poco más, el viento entra dentro y no tienes esa sensación de jugar bajo techo.

“Contra los buenos solo hay un camino para ganar y es ser agresivo, ante otros le puede ser suficiente otro tipo de tenis”

P. Si hablamos de torneos grandes, en Melbourne es donde menos veces ha ganado, pero quizás las condiciones de juego lo sitúan por detrás de Roland Garros. Hace calor, la pista no es excesivamente rápida, el verano permite que la bola pique como le gusta a Rafa… eso no pasa ni en Wimbledon ni en el Abierto de los Estados Unidos.

R. En Wimbledon ha sido un tema físico últimamente. Evidentemente, cuando él pasa la primera semana hace un tenis muy agresivo y muy bueno, pero ha ganado partidos muy difíciles esos primeras días incluso cuando ha jugado bien al final del torneo. Recuerdo alguno con Petzchner o Haase. Los primeros partidos son muy difíciles. Cuando él empezó su carrera yo pensaba que Australia sería un torneo que siempre se le daría bien. Al final es el torneo del Grand Slam que ha ganado menos veces, pero sigo pensando que no hay nada para creer que no pueda ganar más veces en Melbourne. Tampoco veo mucha diferencia con el US Open. Este año decían que las pistas eran bastante más rápidas, pero no he hablado todavía con Rafa para saber las sensaciones tras el primer día entrenando allí y desconozco cómo ha ido, pero en principio es un torneo que se le tiene que dar bien.

P. ¿Qué tienen que decir Murray, Del Potro o Federer en ese binomio de favoritos que forman Nadal y Djokovic para ganar el primer grande del año?

R. Posiblemente, Djokovic y Nadal sean los dos jugadores que tengan más opciones, ¿pero qué le damos un 30% a cada jugador? No tienen un 50%. Pueden estar jugando bien y no ganar el torneo porque hay otros tenistas que también lo hacen bien y depende de muchos factores: que hayas jugado un partido duro, que tengas dolor, que vuelvas a tener otro partido duro y el rival haya tenido un encuentro muy fácil antes… Se tienen que dar una serie de circunstancias. Ir a un Grand Slam jugando bien no le asegura el título a Djokovic o a Nadal, ni mucho menos. Los otros también son muy buenos.

P. Pero Nadal y Djokovic son los dos favoritos.

R. A día de hoy, Djokovic y Rafa son favoritos. Están bastante por encima de los demás, pero todavía con un margen muy amplio como para rebasar ese 50%.

P. Mencionaba usted el dolor. En Doha, el mallorquín habló muy positivamente del tratamiento con células madre al que se ha sometido.

R. Está muy contento. Hay que ser cautos con el tema, aunque de momento vaya bien. Veremos qué sucede cuando lleguen los partidos a cinco sets, las sobrecargas… de momento está contento, pero hay que ser cautos y ver cómo responde.

P. ¿En que se diferencia la rivalidad con Federer y la de Djokovic?

R. Con Federer la rivalidad tenía más nombre, es un clásico. El suizo es el jugador que tiene más títulos del Grand Slam y Rafa estaba como segundo, haciéndole sombra. Los partidos entre Federer y Nadal se recordarán más, a no ser que Djokovic y Rafa sigan unos años todavía, y Nadal empiece a ganar y se acerque a los Federer. En cuanto nombre, la rivalidad con Roger es un poco más especial.

P. Tácticamente, la clave con Federer parece clara. Sacarle abierto, jugar bolas altas sobre su revés… pero, ¿cuál es ese esquema con Djokovic?

R. Los partidos con Djokovic son diferentes porque los puntos son más largos y los dos tienen una capacidad de sacrificio más alta que Federer. El suizo, cuando juega bien, del 1 al 10 es capaz de llegar al 11 y cuando baja enseguida se le ve y puede llegar a un 6 o un 7. Djokovic y Nadal se mantienen siempre entre un 8 y un 10 y eso hace que ellos sean más intensos todo el tiempo.

“Nadal y Djokovic tienen una capacidad de sacrificio más alta que Federer”

P. El serbio antes atacaba muy bien, pero desde 2011 es difícil decir si ataca o defiende mejor.

R. Rafa sabe que un partido con Djokovic va a ser durísimo porque le va a defender y a atacar por igual. Esa es un poco la diferencia con Federer. Si contra el suizo hace siete o ocho golpes buenos en un intercambio, posiblemente lo gane. Contra Djokovic no pasa esto. La táctica es jugar agresivo. Él sabe que si juega a especular no tiene nada que hacer porque va a correr y encima va acabar perdiendo. No puede perder pista con el revés, tiene que tirar, y con la derecha debe cambiar mucho al paralelo y vigilar cuando se invierte con ese golpe para no quedar descubierto. Además, si invierte tiene que pensar cuándo cambiar al paralelo y cuándo no. Hay que estar muy bien para ganar a Djokovic y él lo sabe, pero igualmente Novak sabe que si Rafa está fino será un partido durísimo. Son los dos jugadores que más capacidad tienen para defender y atacar.

P. ¿Es posible dar caza a Federer en torneos del Grand Slam?

R. Sigue siendo difícil, pero es factible. No es una obsesión para Nadal. Es más importante para él ganar el Grand Slam número 14 que el 17 porque siempre va a pasitos. Al final, los pasitos son grandes y eso es lo que te lleva al éxito. La diferencia entre los dos son cuatro torneos grandes… dependerá un poco del tiempo que pueda seguir jugando físicamente y de cabeza. A veces estás muy bien físicamente, pero mentalmente hay que tener ambición y confianza. Esto marca la diferencia en Rafa. Sigue siendo difícil, pero es un poco más fácil que antes.

P. Edberg con Federer, Becker con Djokovic, Murray sigue con Lendl, Chang con Nishikori. Ha habido una revolución en los banquillos.

R. Cada uno es libre de elegir a su entrenador, solo faltaría. Imagino que habrán elegido a estos técnicos pensando que les pueden ayudar. A veces va por modas, como en fútbol. Ahora, entrenadores jóvenes. Ahora, españoles. El primero que empezó fue Murray con Lendl y parece que ha arrastrado un poco a los demás. No sé cómo entrenan estos jugadores, pero tienen mucha experiencia y seguro que les aportarán cosas.

P. A estos niveles, ¿cuánta responsabilidad tiene el jugador y cuanta el entrenador en una victoria o una derrota?

R. Hablar de porcentajes es difícil. El jugador es el que juega y el que gana. El entrenador está para intentar acercarlo al 100% de sus posibilidades, pero el que marca claramente las diferencias es el tenista.

P. Toni Nadal comentó en Brisbane que los jugadores jóvenes no respetan a los técnicos como antes.

R. Es así. No es solo en tenis, también en la vida. Hay menos capacidad de sacrificio porque todo es más fácil. Cuando yo era jugador no veía cosas que ahora sí pasan. Comentarios, maneras de tratar a los entrenadores… desgraciadamente es así. Y puede ser uno de los motivos por los que la media de edad para entrar en el top-100 es tan alta.

P. ITF destacó a Djokovic como mejor tenista del año. ¿Lo entiende después de todo lo logrado por Nadal?

R. No le doy ninguna importancia, el de ATP es el que cuenta. Imagino que ITF se lo dio a Djokovic teniendo en cuenta los cuatro torneos del Grand Slam y la Copa Davis. Ellos tienen su manera de puntuar y habrán hecho un coeficiente… o no sé si a dedo han dicho que Djokovic es mejor. Sinceramente, ni había oído que existía este título ningún año antes. Tampoco hay que darle mayor importancia.

  • lola del castillo

    Queda claro que Nadal depende de sus rodillas. En eso está en clara desventaja frente a Novak. POr eso es aún más impactante el palmarés de Nadal. y no hay duda que es el mejor tenista de la era open.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados