Feliciano López: “Federer es como Jordan”

Rafael Plaza desde la ciudad de Londres

Como acostumbra, Feliciano López (Toledo, España; 1981) charla con el temple que ha marcado todos sus diálogos con la prensa desde que es profesional. Ahora, a los 33 años, el toledano acaba de terminar un 2014 fabuloso que le ha visto auparse hasta la mejor posición de su carrera (14 mundial), completar una gira de hierba fabulosa (título en Eastbourne y final en Queen’s) y ser reserva en la Copa de Maestros. En Londres, el español dialoga con TENNISTOPIC sobre el peso de la vida personal dentro de la pista, los jóvenes o la fecha de caducidad de Federer.

Pregunta. Estuvo de suplente en la Copa de Maestros de Londres, cuando había otros jóvenes por delante que renunciaron. Ferrer dijo que en su caso particular era ilusión…

Respuesta. David ha vivido muchas Copas de Maestros como jugador. Para mí, fue un premio a una gran temporada y una oportunidad para estar en ese torneo y vivirlo por dentro. No podía desaprovechar esta oportunidad.

P. ¿Cómo le influye estar bien a nivel personal fuera de la pista?

R. Influye a cualquier persona. El hecho de estar bien personalmente, el hecho de ser feliz cuando uno va a trabajar, repercute. En tenis, que es un deporte individual, más. Bastantes problemas tiene uno ya en la pista para resolver solo, porque no tienes ayuda de nadie una vez estás ahí dentro, como para encima tener que lidiar con temas personales. Es indudable que cuando uno está bien y feliz su rendimiento en cualquier trabajo que haga va a ser mejor. Seguro.

P. ¿Han sido las semanas de la gira de la hierba las mejores de su carrera?

R. Sobre todo, por el hecho de poder mantener un gran nivel durante un mes. Lo difícil que tiene este deporte es eso: juegas una final y el lunes o martes siguiente tienes que estar en otro torneo totalmente diferente. En este caso era hierba, pero al final son muchos partidos seguidos. Después de Eastbourne, fui a Wimbledon y volví a jugar bien. Lo que me dio confianza fue el hecho de sentirme capacitado para jugar a un gran nivel durante un mes. Eso me ayudó mucho para todo lo que ha venido después.

P. El año pasado decía que no se imaginaba jugando a ese nivel a su edad. Y en 2014 lo ha superado.

R. No esperaba llegar a este momento con este edad. Al final, son muchas cosas. He hecho un esfuerzo por alargar mi carrera cuidándome más, dándole prioridad al físico. Luego, la suerte influye, no tener lesiones. No es solo lo que uno hace porque los contratiempos que puedan surgir forman parte del juego. Lo que me da actualmente la motivación, a día de hoy, es encontrarme físicamente de esta forma. Los jóvenes de hoy en día no son mejores que yo físicamente, aunque tengan 10 años menos. Eso me da fuerza para seguir. El tenis no se olvida, a nadie se le olvida jugar. Después de tantos años, la gente se retira por el desgaste o por las lesiones.

P. ¿Qué pasa con los jóvenes? ¡No los sacan de ahí ni con agua caliente!

R. Dimitrov, Raonic y algunos otros jugadores de esa edad han dado un paso importante en este año. Tampoco los cuatro de arriba lo ponen fácil. Hablamos de cuatro jugadores que en cualquier época habrían sido números uno del mundo, sobre todo tres de ellos. Para un jugador como Dimitrov, llamado a ser un futuro número uno, lo tiene muy complicado para jugar contra Federer con 33 años y en el momento en el que está. Es muy complicado para ellos. Nishikori también ha dado un salto esta temporada, pero hablamos de cuatro gigantes que mantienen su estatus. Tiene que venir otro Roger Federer. Y no va a venir.

P. Siempre se habla de lo que costará llenar el vacío que deje Nadal cuando cuelgue la raqueta. ¿Y la generación completa? Djokovic, Federer, Murray…

R. Yo llevo muchos años jugando. Desde que empecé he visto muchísimos jugadores. Tan buenos como estos tres no he visto en mi vida. Es la suerte de tenerlos a ellos en esta generación. Cuando se retiren habrá un vacío. Cuando se retire Federer habrá un vacío muy grande en el tenis. Será como cuando se retiró Michael Jordan en el baloncesto porque Federer es como Jordan. Y al lado de Federer estaba Nadal, que tampoco habrá otro Nadal. Estamos hablando de 17 torneos del Grand Slam y de 14. Será muy diferente. No sé si mejor o peor, pero distinta desde luego. Si me pregunta, me quedo con esta época. No creo que haya otra época de un nivel tenístico tan alto.

P. ¿Se ha sido injusto con Federer?

R. A Federer se le ha matado como se mata a todos los grandes campeones cuando no ganan absolutamente todo. Como se hará con Djokovic o Nadal. Yo no he visto en ningún momento a Federer tan acabado como algunos decían, pero tampoco le he visto tan bien cuando ha tenido opciones de volver al número uno. Hay que contextualizar un poco y ver las cosas en profundidad. Ha tenido una carrera muy larga y seguramente el año pasado fue el peor de su vida. En algunos partidos de 2013 me costaba entender que jugara tan por debajo de su nivel habitual, pero sabía que en cualquier momento lo podía recuperar, a no ser que tuviera un problema en la espalda tan grave como para condicionar su nivel. No me ha parecido justo el juicio que se le ha hecho a Federer. Estaba mejor de lo que la gente pensaba.

P. ¿Se acabará el juego que defienden jugadores como él y usted? De irse hacia delante como patrón y no como salida de emergencias.

R. Sí, es posible que se pierda. Lo bueno del tenis es que haya diferentes estilos, que todos los jugadores tengan su propio estilo. Al final, es bonito también para el espectador. Durante un tiempo era demasiado aburrido, muy rápido, sobre todo en las pistas cubiertas. Lo bonito es que cada Grand Slam tenga su particularidad. Lo que no puede ser es que hoy en día se juegue de la misma manera en cemento, tierra, hierba y pista cubierta. Todo el mundo juega igual en todos sitios: desde el fondo de la pista. Cada uno con su estilo y sus variantes, pero mucha gente juega muy parecido.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados