Carla Suárez: “Sufriendo te conoces a ti misma”

Álvaro Rama desde la ciudad de Barcelona

Una visión del trabajo que hay tras el resultado ofrece Carla Suárez (Las Palmas de Gran Canaria, España; 1988), antes de charlar de manera reposada e hilvanar sus pensamientos acerca del circuito donde ha hecho vida. Un sábado de noviembre, mientras una lluvia torrencial desciende sobre Barcelona e invita a cobijarse bajo un manto, la número 17 mundial se ejercita con disciplina espartana en la zona alta de la Ciudad Condal. Cerca de Tibidabo se levantan las modernas instalaciones de Novaelite, un complejo de cuatro plantas con los últimos avances en preparación deportiva y un completo equipo de especialistas al alcance de la mano. Mientras la plana mayor del tenis se divierte entre exhibiciones por el continente asiático, la número 1 española se retuerce entre sudores en su base de entrenamientos, con jornadas que se empiezan a las 10 de la mañana y terminan a las siete de la tarde. En una pausada charla con TENNISTOPIC, la grancanaria reflexiona sobre el mundo en el que ha crecido, tras una temporada donde ha residido sin falta en el top20 semana a semana, ha alzado su primera título (Estoril) o ha alcanzado categoría maestra en modalidad de dobles.

Pregunta. ¿Cuánto tiempo ha tenido de vacaciones?

Respuesta. Tuve dos semanitas, unos 18 días. Que no está mal.

P. Días atrás un jugador argentino escribió una carta quejándose de las malas condiciones que hay en torneos menores, en la primera etapa del profesionalismo.

R. Sí, he visto reacciones pero no me he parado a leer la carta.

P. ¿Cómo vivía usted cuando empezaba en el tenis?

R. Lógicamente cuando vives toda la evolución, empiezas desde pequeña y vas viajando a diferentes torneos, lo vas viendo sobre todo cuando vas a diferentes ciudades. Te das cuenta de que hay ciudades que están más desarrolladas que otras, que tienen más dinero que otras. Eso hace que en los torneos también se note. En algunos casos te encuentras con que las pistas no están bien, o te tienes que pagar tú las botellas de agua,… Son cosas que evidentemente cuando llegas al circuito profesional la diferencia es brutal.

P. ¿Cómo eran sus condiciones al venir a Barcelona?

R. Llegué cuando tenía 18 años, más o menos. Estuve viviendo sola un tiempo e iba a entrenar. Para mí era un cambio radical porque de repente me encontré sola. No tenía a mi lado ni a mis padres, ni a mi familia, ni a mis amigos. Estaba todo bastante enfocado a lo que era querer ser tenista profesional.

P. Para llegar a la élite acepta esa soledad.

R. Sí, el régimen era levantarme e irme a entrenar. Desayunaba sola, me movía en transporte público porque por entonces todavía no tenía coche y cuando llegas a entrenar igual sí estaba con compañeras. Pero el aislamiento estaba ahí porque a la hora de comer también comía sola. Cuando volvía a casa a las 18 de la tarde, de nuestro estaba sola. Mira, al final eso te sirve para conocerte un poco más, para valorar todo algo más. Tienes mucho tiempo libre para pensar. Y lo notas.

P. Sufre mucho.

R. Al principio sí. Porque el cambio es bastante grande. En mi caso hay que tener en cuenta que yo venía de una isla y todo tu mundo es un poco más recogido, algo más pequeño. Aquí, sin embargo, te encuentras en un ambiente bastante más grande, hay mucha gente, mucho movimiento en la ciudad. Es completamente distinto e impacta de entrada. Esa soledad se nota, pero si sabes llevarlo bien no tiene por qué ser un problema. Hay que saber aceptarlo.

P. Dicen que le impactó mucho algo tan simple como el frío.

R. Bastante. Donde yo vivía es muy difícil que haga baja temperatura. El frío de aquí se te mete en el cuerpo, se te queda dentro. Nosotras entrenábamos muy temprano. Cuando sales a la calle son las 8.30 y a esas horas las temperaturas ya son bajas. Yo estaba acostumbrada a una vida de 15-20 ya a primera hora de la mañana. Es muy difícil que haga frío. Lo pasaba muy mal porque entrenabas y casi no veías el sol.

P. Para estar donde está, el camino es muy largo. ¿Ha llorado mucho para ser la número 17 del mundo?

R. Bueno, yo de pequeña lloraba bastante. Pero a lo mejor lloraba por tonterías. Tú ves muchas cosas cuando estás en el circuito, cuando vives en un vestuario. Hay gente que llora porque pierde, hay gente que llora porque se siente sola, hay gente que llora porque tiene problemas. Yo he llorado por cosas que podía haber evitado. Es cierto que cuando empiezas en el circuito profesional he tenido derrotas, momentos duros. Te tienes que dar cuenta de que es un deporte individual, donde vas a tener tropiezos. En algunos momentos de mi carrera sí que lo he pasado mal.

P. ¿Es el sufrimiento un mal necesario?

R. Si la gente se lo puede evitar, mejor. Pero evidentemente, creo que son situaciones que si tú vives, te vas conociendo a ti mismo cada vez mejor. Te puede ayudar a saber solucionar o salir de estos problemas.

P. Con sinceridad, ¿cree que se le valora dentro del circuito acorde a su estatus?

R. Es complicado. Al final somos muchas jugadoras, viajas por muchos países. La gente tiene a sus jugadoras favoritas. Pero sí que me doy cuenta de la diferencia que hay con tenistas de otros países. Se nota un poco que en el extranjero el deporte femenino en general se valora un poco más que en España.

P. Me refiero por parte de la propia WTA. No le hacen parte en sus campañas.

R. Sinceramente no me molesta. Pero sí que me haría ilusión el verme en carteles o que en la propoaganda de los torneos apareciera mi foto.

P. ¿Ve normal que no aparezca la número 16 y sí la 50 en una promoción? Eso tiene que sentar mal.

R. A ver. Si te pones a pensarlo no es una cosa muy lógica. Al final yo acepto que son cosas que ya están ahí, que el cartel no va a cambiar y espero que poco a poco eso pueda ir cambiando.

P. Si subiera al top-5 cree que…

R. Creo que si estuviera ahí, entonces sí saldría.

P. La pregunta es si cree que sería una molestia para la WTA.

R. Pues la verdad, no sé qué contestar. Supongo que la WTA tendrá sus jugadoras, perfiles que venden. Perfiles que quieran explotar un poco más. Ojalá podamos descubrirlo.

P. Hace unos días en The Guardian se publicaba una historia donde se decía que las apuestas y el crimen organizado estaba a punto de explotar en el tenis. ¿Ha vivido en sus inicios alguna experiencia de este tipo?

R. Sinceramente no. Nadie se me ha acercado a ofrecerme nada jamás.

P. ¿Ve lógico que suceda en torneos, estratos tenísticos, de escaso nivel económico?

R. Personalmente, si quiere que le de mi opinión, no lo haría nunca. No soy partidaria de estas acciones y no entra en mi manera de entender el deporte. Ahora bien, yo puedo entender, me puedo poner en la piel de jugadores y jugadoras que están empezando y jugando torneos ITF que tienen una cantidad tremenda de gastos. Pierdes dinero, y esto mucha gente quizá no lo sabe.

P. Incluso ganando el torneo.

R. ¡Incluso ganando el individual y el dobles en el mismo torneo! Tú puedes perder dinero si te llevas al entrenador y quieres hacer bien las cosas. Si viajas solo ahorras habitación. Es algo que la gente ya hace, pero ¿esto es lógico? Para ahorrar gastos el precio a pagar es perjudicarte. La realidad es que la gente pierde dinero. Entonces la gente por qué está en este deporte: uno, porque le gusta. Y dos, también porque quieren ganar dinero. Podría llegar a ver hasta normal que haya gente que se entregue en ese sentido.

P. Usted está arriba. Habla una top-20. ¿Les consultan para ver cómo mejorar estos temas? Los modestos siempre dicen que ustedes tienen la llave para cambiarlo.

R. Sinceramente, a mí jamás me ha venido nadie a pedir opinión, ni a decirme ‘oye, esto te parece que está bien, esto deberíamos cambiarlo’- Ese día todavía no ha llegado. No.

P. Algunos compañeros suyos dicen que el sistema antidopaje les hace sentir como delincuentes. ¿Usted se siente tratada así?

R. Cada día tengo que decirle a alguien dónde me encuentro durante una hora. En mi caso, por ejemplo, tengo establecido de seis a siete de la mañana.

P. Los 365 días del año.

R. Sí. Yo tengo elegida esa hora porque cuando te levantas por la mañana creo que es lo más cómodo para las pruebas de orina. Y evidentemente a esa hora casi siempre vas a estar en tu casa y durmiendo. Pero por ejemplo. Si a mí un día, por la razón que sea, me apetece irme a dormir a casa de mi hermano, que vive en otra casa diferente a la mía. O a casa de mi tío, da igual. Fuera de mi casa. Tengo que cambiarlo. A lo mejor me entero que voy a dormir fuera a las 10 de la noche. Pues a las 10 de la noche, lo aviso. Si es a las 2 de la mañana, pues a las 2 de la mañana. Por lo menos tienes que avisarlo. Que ellos tengan la prueba de que has indicado que vas a estar en otro sitio. A mí eso no me parece bien. No me parece bien porque al final entra en tu intimidad. Pero bueno, si así evitas casos de dopaje…

P. Con bastante frecuencia vemos casos de jugadores que se quejan por redes sociales de que han venido a hacerles un control. ¿Lo ve normal? ¿No se está velando por la limpieza de su deporte?

R. Puede ser un mensaje con sus pros y sus contras. Al final es lo que venimos hablando. Tú te sientes vigilado los 365 días al año, porque sí. Pero al final también reconozco que es por la limpieza en el deporte. Quizá sería mejor un sistema diferente. No tienes por qué estar avisando cada día. Sobre todo un tenista, según yo lo veo. Un tenista está viajando constantemente a cada torneo. Con que te hicieran un control en cada torneo o cada dos torneos creo que sería suficiente.

P. ¿Lo hacen?

R. En muchos sí.

P. Este año cuántos puede haber realizado.

R. Hubo una época que en dos o tres semanas, hice 6-7 controles.

P. Pero esa media no se mantiene a lo largo del año.

R. Ni mucho menos. Va variando.

P. ¿Está cansada de que le digan que debe tener más carácter?

R. No me cansa porque al final sé que mi mejoría viene por ahí, y soy consciente de que es lo que me falta. Lo veo bien, porque es lo que me va a ayudar a ser mejor tenista.

P. Dígame cosas que no le gusten del vestuario. ¿Hay mucha falsedad ahí dentro?

R. Sinceramente yo intento evitar esas cosas. Una se da cuenta con quién puede tener una relación más o menos buena, un poco más profunda. Intento evitar el típico ‘jijijaja’ cuando sé que a lo mejor no hay sinceridad.

P. ¿Se ve mucho?

R. Sí, se ve. Pero también hay relaciones profundas, que al final es lo que te puedes llevar de este mundo.

P. ¿Cuántas veces has soñado con ese partido de Roland Garros ante Eugenie Bouchard?

R. (suspiro) Soñar con ello, la verdad que no muchas. Pero es cierto que la gente me lo recuerda bastante. Fue un partido que a mí me costó asimilar, porque al final evidentemente lo tenía muy cerca. Era una oportunidad de pasar esa barrera de los cuartos de final. Fue una derrota que a mí me hizo daño. Pero al final es algo que también te enseña. O al menos yo espero poder haber aprendido algo de ese día.

P. Rozaba la semifinal en París. ¿Se le hizo un mundo en aquel momento?

R. No es que se me hiciera un mundo, pero sí que es verdad que los pensamientos que iba enfocando al partido no eran los adecuados y al final me traicionaron.

P. ¿En qué pensaba?

R. En lugar de pensar en mí, en lo que estaba haciendo bien, en lo que tenía que seguir haciendo, yo veía que ella estaba jugando bien. Y me lo repetía mucho. Focalizaba mucho en ella, en ella, en ella. Fue un error importante con consecuencias graves que todos vimos.

P. ¿Está convencida de poder ganar Roland Garros?

R. Sí.

P. Tajante.

R. Sí.

P. Solo Sara Errani ha jugado más partido que usted esta temporada. El sufrimiento ha debido ser grande.

R. Hay mucho desgaste físicamente. Sobre todo mentalmente. Llega un momento en que los partidos se deciden sobre todo por temas mentales. Hay mucha exigencia y también mucha presión. En según qué torneos, cuando ganas uno o dos encuentros, ya tienes delante a una de las 20-15-10 mejores jugadoras del mundo. Entonces la exigencia es mucho mayor. Pero el hecho de que vaya jugando muchos partidos es buena señal.

P. La plana mayor del tenis mundial está en la India de exhibiciones. Aquí son las cuatro de la tarde. Está lloviendo a mares. Un sábado de noviembre. Ni siquiera ha almorzado todavía. Y acaba de salir de una sesión de físico. ¿Por qué no fue a Asia?

R. No tengo constancia de que me hayan ofrecido participar, no sé si a mi entrenador le contactaron para ello.

P. Hablemos de otro tema. Garbiñe ha dicho que España tiene equipo para optar a ganar la Copa Federación.

R. (media sonrisa) Tenemos jugadoras. Este año estuvimos como a un set de ganar a la República Checa. La República Checa después ha ganado la Copa Federación. Lo que sí creo que tenemos es jugadoras jóvenes que tienen ganas de hacerlo bien en esa competición. Creo que son jugadoras que realmente disfrutan con la competición de equipo. Y también es cierto que no tenemos a una top10 o una referente top5 que te asegure el ganar varios partidos durante un año. Pero con Garbiñe ahora, conmigo,… creo que las jóvenes tienen muchas ganas. Tenemos un equipo completo. No tan completo como otros países pero podemos estar cerca.

P. ¿Qué cree que puede faltar en el equipo español?

R. Buena pregunta. Es difícil de responder. Una continuidad. El confiar, el creer que con las jugadoras que tiene España puede ganar una Copa Federación.

P. ¿Continuidad significa disponibilidad para ser convocadas?

R. Sí.

P. ¿Sabe ya si va a competir la serie de Rumania?

R. Estamos en fechas de mirar bastante los calendarios. Pero todavía no hemos decidido sobre esa serie.

P. Una serie realmente dura.

R. Desde luego. Con Halep, Cirstea,… son jugadoras que tienen gran nivel.

P. El hecho de que Muguruza entre en el equipo obviamente puede cortar camino a jugadoras en el combinado nacional. ¿Entenderías que hubiera tensión?

R.  No lo entendería porque al final si tú deseas ganar esta competición, también deseas que estén las mejores remando contigo. No entendería que hubiera un poco de tensión. Al final somos compañeras, sabemos que Garbiñe ha elegido España hace poco pero siempre ha tenido un vínculo muy cercano con nosotras. No sé cómo se lo tomarán las compañeras pero ojalá que se lo tomen bien, que haya buen rollo y que el equipo vuelva a subir a Grupo Mundial.

P. ¿Que Garbiñe compita bajo bandera española convierte una medalla olímpica en uno de los grandes objetivos de su carrera?

R. Evidentemente queda mucho, sobre todo en el tenis. Jugamos muchos torneos, competimos cada semana. Puede pasar cualquier cosa. Pero sí, si lo miro a largo plazo, puede ser una de mis grandes metas.

P. ¿Qué ha supuesto el verse entre maestras esta temporada?

R. Un impacto grande. Es un torneo reducido, donde solo están las mejores. Creo que es un premio que vale mucho la pena jugar a final de año. Garbiñe y yo quizá acusamos un poco los nervios de la primera vez. No disfrutamos del todo como nos hubiera gustado. Creo que es una experiencia que nos ha enseñado mucho.

P. ¿Cómo está viendo la capitanía de Gala León en el equipo de Copa Davis y la situación que se ha planteado?

R. Me sorprende un poco. Nosotros llevamos muchos años intentando conversar para que las cosas con la Federación salgan mejor. Lo que ha pasado con los chicos sorprende porque el tenis masculino, a nivel mundial, ha dado mucho. Los chicos tendrían que haber tenido un poco más de voto en esa elección. Evidentemente ellos no se están quejando ni mucho menos de que sea Gala, y en ningún caso de que sea mujer, sino de cómo se hacen las cosas en esta Federación.

P. ¿Entendería que algo así sucediera en el equipo de Copa Federación?

R. Me molestaría bastante, la verdad. Porque al final el jugador lo que quiere es sentir esa cercanía con la persona que va a terminar teniendo en el banquillo. Tener esa confianza. A mí me sorprendería bastante y alarmaría también a la Federación, diciéndole oye ‘ni tan precipiado ni como nosotros queremos’. Pero al menos tiene que haber un mínimo de conversación.

P. Comenta que hay cosas que en esta Federación se pueden hacer mejor.

R. Creo que el tema de la comunicación, entre Federación y jugadores, no hablo sólo de profesionales, también con la base y el entorno (entrenadores, padres) de estos jugadores se puede hacer mejor. La conversación es muy importante y creo que la Federación en muchas ocasiones está en otros asuntos que no son tan prioritarios.

P. ¿Le tiene miedo al futuro?

R. La verdad es que intento vivir bastante el presente. Es cierto que la gente te pregunta por planes, pero no estoy en un momento de mi vida en que me ponga a pensar demasiado en el futuro.

P. Algún interés tendrá fuera del tenis.

R. Nos gustaría, a mi grupo íntimo de amigos o familia, montar algún negocio. Algún restaurante o algún lugar donde puedas ir a comer, entretenerte un poco con música,…

P. Siempre en Canarias.

R. Me gustaría volver, sí. Y montar algo allí.

P. ¿Cuánto pisa las islas a lo largo del año?

R. Una semana. Algunos años 10 días. Pero nunca seguidos. A mí, mi tierra me tiene totalmente ganada. Y volveré.

*

P. ¿Quién va a ganar la Champions League este año?

R. Espero que el Barça.

  • Esteban Parra

    Hermosa Carla :)

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados